domingo, 25 de febrero de 2018

Amor de verdad


Amémonos de verdad.

Sin tiempo, sin repudio,
sin témpanos de orgullo en el techo,
sin techo, sin pisar el suelo,
sin prisa ni frenos ni paz.

Verdámonos de amor.

Seamos lo que somos ya,
evaporando el pasado
sin la seguridad del luego,
sino con el fuego que tenemos.

Armémonos de amor.

Disolvamos los ejércitos,
ganemos los dos, pierdo yo,
disparemos con los poros
proyectiles invisibles de mimos.

Amémonos de amor.

Sin palabras llanas, sin poema,
con el sí, sin la necesidad,
abalancémonos de nieve
desnudos de calor material.

Armémonos de verdad.

Como si sólo fuera cierto
lo que sentimos al olernos,
como si todo lo demás
fuera holograma de la mente.

Comámonos como animales.
Animemos como comas el verso:

.con con, sin sin,
con todos esos puntos finales
que deja siempre al principio del texto
…suspensivos...
el amor de verdad.

sábado, 24 de febrero de 2018

Los desaparecidos


I

No son ellos los desaparecidos.
No son ellos
los despreciados,
                  los saqueados,
                          los desterrados.

Los silenciados,
         los mutilados,
                  los amordazados
no son ellos.
Los desaparecidos no son ellos.

No son ellos
los desplazados,
los deshauciados,
los refugiados.
No son ellos.

Los desaparecidos
somos nosotros.

II

No van a poder
parar el pulso natural del viento.

No van a poder
frenar el mar violento
         que nos nace dentro.

No van a poder minar
el campo de la libertad
         que hemos sembrado.

Somos más.
Estamos más y aparecemos.

No podrán hacer desaparecer
la estampida de vida
que se les viene encima.

No podrán contener
         el alud de verdad helada
acumulada en la cima de la montaña
                  más lúcida de la calma.

No podrán hacernos desaparecer
aunque acaben con nosotros

porque de la última brisa
de la última exhalación de luz,
nacerá el huracán que arrase con su sombra.

No van a poder
         parar el pulso natural del viento
porque siempre
         apareceremos de nuevo.