jueves, 27 de junio de 2013

Carpe Diem o Evasión

Sobrevivir
es una tarea
que nos aparta de vivir.

Vivir es caminar,
no llegar.
Llegar,
para descansar y seguir más fuerte,
no parar.
Retroceder
para coger carrerilla.
Saltar, para volar,
pr el placer de saltar
y caer
suavemente
para rodar.

Vivir
es sentir lo que vive
a nuestro alrededor,
pero también,
vivir es evasión.
Carpe Diem
no es evasión,
pero es vivir.

Carpe Diem
para evadirse de la evasión
o
evasión por disfrutar de la evasión.

Sobrevivir
no es vivir por encima,
es más pequeño,
pero no es una opción.
Sobrevivir
no es pisar, ni esconderse,
ni planear una estrategia de mercado.
Es algo incosnciente.
Es instinto.

Vivir es lo cosnciente,
vivir,
es dejar que lo abstracto
y lo tangible
penetren en el alma
y nos afecte.
Vivir no es ir con máscara,
caparazón
o con un tanque acorazado,
eso es infravivir
o vivir muerto.

Y la evasión
es recargar el espíritu,
no vivir,
pero tampoco estar muerto.
Es viajar y dejar de lado el presente por un momento.

Evasión es descanso
reflexión y orgasmo.
Es dejar de vivir
para sobrevivir


Y sobrevivir es una tarea que nos aparta de vivir.

viernes, 21 de junio de 2013

Sólo los locos

Sólo los locos
pueden asegurar con certeza
estar cuerdos.

Sólo los locos.

Sólo los locos apartan del camino
las piedras en las que tropiezan.
Sólo los locos
saben lo imperfecta que es la perfección,
sólo ellos
saben poner en duda el sentido común,
                desordenar el tiempo,
                               perder la partida para poder ganar.

Sólo los locos.

Sólo los locos colocan
deliberadamente las piedras otra vez en el camino
por el puro placer de tropezar de nuevo.
Sólo los locos vuelven a empezar
con la pasión de los niños
aquellas empresas que dejaron a medias.
Sólo los locos
toman las riendas de sus instintos animales
para cabalgar hasta estrellarse con el horizonte.

Sólo los cuerdos tienen miedo.
Sólo los locos se vuelven locos por lamerle las heridas a otros locos.
Sólo los cuerdos están muertos.
Sólo los locos viven adrede
                y arriesgan la vida
                               para no volverse cuerdos.

Sólo los cuerdos
están locos.

miércoles, 12 de junio de 2013

Un hilo de araña

Un hilo de araña
cruza la barra de este bar
                donde las conversaciones anodinas son burka de pupilas.
Un hilo de araña de noventa centímetros.

La camarera
desflora su vida ante la mirada de un Smartphone,
los alegres adornos se visten de polvo
y sonríe el pecado
                sentado sólo en la mesa del fondo
mientras mastica carne humana.

Veo el hilo tras de sí
                reflejado en el espejo de la barra
meciéndose
                a la vez
en direcciones diferentes.

Mi cerveza está vacía.
Pero sigue siendo mía
                y, sobre todo,
sigue siendo una cerveza
aunque ya no contenga cerveza.

¿Dónde está la araña?
¿Cómo es posible
que haya saltado desde aquella botella
                (disfrazada, como todos los adornos, de polvo)
hasta la horrible planta de plástico que decora la barra?
O quizá se dejó llevar por el viento.

Alguien me introduce en la conversación
y yo finjo haber estado atento a todo.
                Opino, debato, comparto, sonrío, escucho
                               (no logro encontrar los ojos de los otros),
                me olvido, me escapo, me evado, recuerdo el hilo,…

Pero, ¿dónde está la araña ahora?

Quiero compartir esto.
Quiero que todos miren el hilo
y, si surge,
que busquemos juntos a la araña.
¿¡Es que no os dais cuenta de que ese hilo es lo único que de verdad importa!?

Pero no me atrevo.
Así que cubro mis pupilas,
retomo el tema,
me tomo otra
y elogio el buen gusto del decorador del bar.

Yo estoy vacío.
Pero sigo siendo mío
y, sobre todo,
sigo siendo yo
aunque ya no me contenga.

lunes, 10 de junio de 2013

Ventanas

Abro una ventana
y veo cadáveres en cada esquina
trapicheando con gusanos.

Abro una ventana
y veo un cielo que vomita asfalto hirviendo
sobre los paraguas de papel.

Abro una ventana
y veo niños asesinándose a sí mismos
en el parque y sus padres
engullendo cantidades ingentes de laurel.

Abro una ventana
y otra
y sólo veo riadas de desolación, resignación
y barro,
sólo veo odio, hambre,
soledad, televisores, smartphones,
THC, Facebook, Youtube y Cocacola,
músculos, máscaras, clítoris enjaulados,
corazones aplastados, cerebros masticados,
lavadoras, autobuses, café, café,
ruido de motores, de bombas, de muerte, de silencio,
sólo veo oscuridad,
sólo veo nada.

Abro una ventana.
Abro una ventana
y otra,
y otra,
y otra,
y otra,
y otra,
y otra,
y otra,
y,…,

EL POEMA NO RESPONDE.

CONTROL

ALT

SUPRIMIR.

FINALIZAR POEMA.

FINALIZAR AHORA.




NO ENVIAR.