miércoles, 30 de septiembre de 2015

Valiente

Valiente es aquel que siente miedo.

Valiente es quien enarbola
la verdad más dolorosa
            hasta la cumbre final
y la diluye con el viento,
el de los ojos ardientes de libertad
que deforesta de cadenas
            las miradas que atraviesa,
es aquel
capaz de reutilizar las lágrimas,
            reciclar la rabia
y retomar el mando de la nave.

Valiente
es quien planta enredaderas
            a los pies del grueso muro,
riega, observa, espera y trepa
sólo cuando la hora llega.

            No se puede no ser valiente

Es valiente
quien se autorretrata sin retoque
            para poder sanar las taras,
quien cabalga contra la estampida
de conformismo y parches,
de no conflicto y yugos,
de pusilánimes búfalos embistiendo
            a la pureza que no saben alcanzar.

           Sólo hay dos opciones.

Ser valiente es simplemente
            ser fiel a uno mismo
a pesar de los pesares de quien sea,
atreverse a soltar lastres
            que no te pertenezcan.

Ser valiente es movimiento,
acción activa, voluntad, anhelo,
ilusión, principios, horizonte, medios,
velas, remos en las manos, viento.

            No se puede ser valiente
            si no se tiene nada que perder.

Valiente es quien todo lo pierde,
se agarra a sus propias asas,
aprende que nada tiene
            y todo lo gana.

No se puede no ser valiente
si tienes un antes, un después
y sobre todo un durante,
si estás sencillamente vivo.

            No se puede no ser valiente:
            sólo hay dos opciones.

Valiente es aquel que siente miedo,
no se paraliza y lo utiliza
como combustible del valor.


Valiente es aquel que siente miedo.

martes, 22 de septiembre de 2015

Idiota y sabio

Soy idiota.

Si fuese idiota
me creería sabio.
Soy sabio.

La sabiduría
está en la duda.
No sé si soy
o no soy sabio.
La duda inmoviliza
e idiotiza.
Si no sé
no puedo ser libre.
Decido ser libre.
Idiota y libre
o preso y sabio.
Decidir es mental,
Lo mental no es natural.
Natural y preso
o libre y mental.

El superhombre ha muerto,
el idiota no vive.
Creo que no soy.
La fe es para idiotas.
No soy.
Sólo es lo tangible.
Soy pues.
Soy idiota y sabio,
soy libre y preso,
mental, natural,
creyente y deductivo.

Por tanto,
nada.
Tanto y nada.

martes, 15 de septiembre de 2015

Elige

De tanto fluir
pareces un salmón muerto a la deriva.
Elige una salida.
Duele tener que matar
tantos universos paralelos
pero duele más el limbo
donde todo puede llegar a ser y nunca.

Elige, actúa, camina
antes incluso de saber si puedes;
no se aprende en el estanque congelado
sin verbo de la mente.
Elige,
si no lo harán por ti.
Actúa,
ahora nunca es tarde.

De tanto fluir
cada día te pareces más al viento,
apareces lento y deslizante
y nadie sabe qué te mueve.
Tu tristeza no la va a curar el tiempo,
la espiral de tu sofá
ensancha los agujeros negros.

Sal, sala, salta.
Sal al sol y camina sin rumbo
para averiguar a dónde vas.
Sala con sonrisas los momentos
y quizá encuentres motivos para sonreír.
Salta para recoger el fruto,
no te conformes con la podre sobra.

Haz
y serás luz.
Lo demás
es sombra.