miércoles, 21 de junio de 2017

Pero lo respeto

No me interesa la erudición.
Jamás le di valor
            al acaparador de conocimiento.
Para mí no tiene más crédito
            que un vividor analfabeto.

No me interesa el cuento sino el contador.
No me interesa la versión impoluta
            de la canción más bella de un muerto.

Todos esos libros
están mejor ordenados en un mueble
que decorando las conversaciones trascendentes
            de la gente ávida de discusión.
No me interesa la cabeza recta
que cita al venerable pensador
            para dictar sentencia.

Me apasiona más el balbuceo errante de un borracho
que un pedante repetidor de información.
La mente no tiene hueco para el ayer y el presente,
para la escucha y la voz constante.
La erudición es contingente.
            Me interesa lo importante.

El instante siempre es nuevo,
la libertad hace el amor con las palabras
y duerme sola en su cama luego.

            Pero lo respeto.
Tienen que existir el poeta y el lector,
el que hace y el observador.
El mago no puede ser conejo al tiempo,
la sabiduría no sabe mirarse en el espejo.

No me interesa la erudición.
Jamás le di valor
            al contenedor de versos yermos.

Antes prefiero el silencio perfecto
de quien construye desde cero
sin haber oído hablar del dos.

Nunca le di crédito al cretino profesor
en cuyo bagaje no cabe el apredizaje
que le otorga la duda del alumno.

No se puede hablar de Dios
            y que a la vez exista.
La realidad no puede ser escrita y vista.
Andén en movimento viendo trenes quietos,
lienzo y cuerpo del modelo
            dibujando viento en el vuelo
                        de su propio parapente interno.

            Pero lo respeto.
Tienen que existir el guerrillero y el político,
el músico y el musicólogo, 
Yo vacío el entendimiento 
            para comprenderlo todo.
Al filósofo no le interesa el filósofo.
Yo lleno de semillas el huerto del folio.
A mí no me interesa el desarrollo.

El muerto al hoyo,
            el erudito al libro
                        y el vivo al bollo.

5 comentarios:

  1. Hola! No sé como he llegado hasta aquí, pero me gustaría animarte a que sigas escribiendo, me mola mucho el royo que le das a tus textos :)
    Y si no es mucho increpar y por si puedes y te apetece, te dejo por aqui mi blog y agradecería algun consejillo de alguien que esta "empezando" en esto... Thanks! :D

    http://elegituvoz.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, eres el vívido soplo de inspiración que llega esperanzado a mis aburridos ojos.
    Sigue escribiendo siempre.

    ResponderEliminar
  4. Como escorzo de filósofa me saco el sombrero frente a lxs poetas y así me declaro la guerra. Sin embargo, sé que las dicotomías son señoras de sangre fría que beben de la mentira. La filosofía (y no así la erudición) está hermanada con la poesía, ambas tienen la sed de la creación. Ambas se revuelcan en el fetichismo del lenguaje. El poeta comprende cómo sumergirse en lo eterno como el filósofo percibe perderse en la contingencia. Vos vacías el entendimiento para comprenderlo todo y yo vacío el todo para comprenderlo. Quien crea estar balanceándose sólo sobre un extremo ha perdido la calma. Negando el devenir se ha engrapado un rostro, UN rostro… de esos que solicitan los eruditos a pleno grito.

    ResponderEliminar
  5. ¿Que comentario se le deja a un escritor para que no parezca morralla?
    Sería genial que, algún día, alguien leyera mis versos como yo leo los tuyos.
    Literamuda que grita.

    ResponderEliminar