martes, 5 de marzo de 2013

Descuartizando unicornios


Sigilosamente
descuartizo los unicornios de mi dormitorio,
sonriendo por dentro.

Llevo siglos esperando
que un hada venga a verme
y se abra de piernas en mi cama
para lamerle las alas a solas,
pero parece que todas se suicidaron en masa.

Sigilosamente
realizo autorretratos hiperrealistas
en los azulejos del baño
mientras me masturbo haciendo memoria.
Ya no puedo imaginar pornográficos encuentros con mi farmacéutica,
sólo recuerdo
y al final, el semen
se mezcla con mis lágrimas.

Sólo,
en silencio,
sintiendo sólo lo tangible,
con los pies en el suelo,
descuartizando unicornios,
volviéndome cuerdo,
cuerdo, pero muerto por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario